18 de diciembre de 2014

El mundo no es otra cosa de Yara Liceaga en Indiegogo

La querida y hermosa Yara Liceaga, poeta y autora del libro: El mundo no es otra cosa, ha lanzado una campaña para recaudar los fondos necesarios para la impresión a mayor volumen de su primer libro. 

Es por eso que nos unimos un pequeño grupo, movidos por la solidaridad y el respeto hacia el talento de artistas, diseñadores, ilustradores, escritores y poetas para ayudar a convertir un proyecto en realidad en un País  dónde la autogestión es un gran reto y mucho más la empatía y el apoyo.

Ojalá y más grupos nos uniéramos para alcanzar juntos metas profesionales y creativas, ojalá y podamos transgredir límites y escaséz, ojalá el ego se marchara lejos y nos viéramos como lo que somos: un puñado de almas conectadas de alguna manera misteriosa para aprender las lecciones de la vida. 

Es por eso que le apostamos al amor, al compañerismo, a darnos la mano, a la solidaridad creativa de muchos talentos. Es por eso que apostamos a tí y que con tu ayuda lo vamos a lograr. No hace falta tanto, puedes donar lo que sientas o puedes contribuir con tan solo $5.00 y te aseguro que te sentirás muy bien, además de obtener un poemario lleno de mucha vida e imágenes visuales y escritas. 

¡Contamos contigo y gracias por hacerlo!

Visita el enlace y únete a ser parte de este proyecto, para que el mundo sea otra cosa.

17 de diciembre de 2014

Feria Timbiriche Design 2014


El próximo fin de semana estaré participando junto a mi querida amiga Arialys Cruzado de Alterfolio en la feria y bazaar: Timbiriche Design. Esta feria ya es una tradición y cada año su fama crece y cada año más artistas y diseñadores se unen para ofrecer lo mejor. 

Y como cada año, participo junto a la gran talentosísima (mi artista favorita de libros) Ari para recibir a todos nuestros/as amigos y seguidores. Una vez más te invito a que pases por nuestras mesas para que nos digas Hola y para veas lo nuevo.

Este año llevaré, como prueba, una colección limitada de impresos y un nuevo diseño en linóleo, que luego estarán disponibles en mi tienda Etsy a partir de enero de 2015. 

­
¡Te espero!

PD: habrá un regalito para las primeras 10 personas que adquieran una pieza de mi mesa. Puedes seguir el evento en eventbrite aquí: http://www.eventbrite.com/o/nieves-w-pumarejo-7828138054

14 de diciembre de 2014


Porque si no hay justicia no hay paz
No justice no peace

Every lives matter

Diciembre VI: dibujar


-¿Qué dibujas?
- Todo. Todo lo que siento. 

Dibujo para mí. Dibujo para calmar mis tristezas. Dibujo cuando estoy cansada y la rutina me aburre. Dibujo cuando no quiero ver a nadie. Dibujo cuando me siento feliz. Dibujo cuando necesito respuestas y cuando la rabia me agrieta. Dibujo cuando la duda me acecha. Dibujo cuando la duda me dá de golpes para quitarme la fuerza. Dibujo cuando soy yo y cuando no lo soy. Dibujo para la vida y para la muerte. Para el silencio y en silencio. Para la nostalgia, para la memoria, para las palabras que no llegan a ningún destino.

Dibujo por que no puedo hacer otra cosa. Porque mis ojos trazan líneas y colores porque mi corazón es una pequeña moleskine que me urge en cada paso y en cada brinco.

Entonces dibujar es mi salvavidas a todo lo que siento y a todo lo que soy y a todo lo que busco.  Es una conversación íntima muy profunda y extraña con la noche, con el universo, conmigo misma. 

He leído que es meditar, pero no me gusta darle propiedades de esta índole, porque de alguna manera lo es pero yo lo veo como algo mucho más profundo. Dibujar es comunicación y conección con una fuerza que vive en la parte más oscura de mí. Allí donde nadie llega porque todo está iluminado de una especial manera.

Sí, es contradictorio: luz y sombra. El yin y el yang. La paz y la guerra. La vida y la muerte. 

Con el dibujo puedo comunicar emociones y palabras para ser leídas con otros sentidos. Solo quien pueda ver, no con sus ojos, sino con su luz y energía puede ser capaz de interpretarlo. Porque el secreto es que nada es literal.

Y algo de mágico hay en ello. Y algo de lo misterioso que procuro. Y algo de lo galáctico, ese polvo de estrellas que somos. Y mucho de poesía hay en cada trazo. Y mucho de historias de amor. Y mucho de sonrisas tontas pero vitales y mucho de ser átomos que habitan la vida.

Dibujar es mi magia.

Dibujar es mi huella única y personal.

Dibujar es la construcción de una mitología que solo lleva mi nombre. Una mitología que armo trazo a trazo con los pedazos de color y sabiduría que la vida me va dando. Por eso procuro aprender y abrir todos mis sentidos y conocerme en mis emociones buenas y negativas. Porque al final es lo que me dará el lenguaje necesario para hablar de mi única e inusual manera.

Por eso dibujo, por eso es mi herramienta.


12 de diciembre de 2014

Diciembre V: el viaje



Viajar es un reto para mí. No es algo que pueda hacer ni siquiera una vez al año. Las razones sobran a mi muy pesar y aclaro que no es por falta de interés. Este año contra todos los pronósticos mi compañero y yo nos lanzamos a una aventura fuera de nuestra rutina. Un cambio del cielo a la tierra, necesitábamos hasta otro clima.

Y así fué como en un par de meses fuimos armando este breve y especial momento. Hasta horas antes no sabíamos a ciencia cierta si lo podíamos lograr. No podía dormir y con solo 2 horas de sueño dejamos todo y nos fuimos. 

Nueva York nos recibió generoso, y nos puso a prueba. Con todo y lluvia y frío caminamos por sus calles hasta la madrugada. Absorbiendo todo, lo bueno y lo malo. Lo hermoso y lo feo se nos puso por delante para una lección que nos dejó enamorados de una ciudad caótica. 

Pero cuánta falta nos hacía esta pausa. Cuánto nos reveló este fin de semana que a toda prisa la vida y el esfuerzo nos regaló. Este viaje, el primero desde el 2004, lo necesitaba con urgencia. Necesitaba demostrarme que el miedo y el complejo ya no me definen. Soy libre. Soy una mujer que mira de frente y yo sé que esto hace temblar a la gente. Y me hace temblar a mí porque me doy cuenta de lo que puedo ser capaz. 

Siempre hay un asomo sin duda, pero en mis esfuerzos, erradicar mis miedos y complejos en su totalidad siempre estará presente, siempre en mi lista de cambios por hacer.



Este breve viaje estuvo lleno de asombro, de vida, de arte y naturaleza. Fuimos al Met, al Moma, al Central Park, al High Line, al Bryant Park (un parquecito que me enamoró) y nos faltó visitar Brooklyn, Museo del Barrio, NY Botanic Garden y muchos lugares más.


Pero volveremos, en el verano próximo ya tenemos fecha, y posiblemente en el invierno también. Tenemos la idea de despedir el año en NYC para el 2015 (solo una idea). Quizás Brooklyn se convierta en nuestra casa el próximo año, quizás Orlando, quizás. Solo sé que fué uno de los mejores momentos de este año un paso gigante ganado en mi vida. Hasta pronto NYC, nos vemos en el verano.

Diciembre: IV

Me he vuelto teórica. Una observadora de la vida y lo que me rodea. A veces me miro a profundidades que me asustan. Pero eso es bueno, pierdo el miedo a ser y en esta invisibilidad me voy haciendo fuerte. También me he vuelto teórica del arte, esa magia que lo mismo cura e inquieta. Ese algo que provoca revolcones dentro del alma o lo que sea parecido a esta.

Es extraño lo silenciosa y comunicadora que me he vuelto. Hablo al revés, para no perder la costumbre y olvidar esta historia que me construye o al menos eso creo. En los últimos meses de este año, mi vida interior a girado hasta ponerse patas arriba. Digamos que, en una especie de hiperrealismo: ya no sueño. Ya no procuro lo que antes de este tiempo me motivaba (un taller, una tienda-galería, una casa propia). Y esto de alguna manera me hace sentir perdida y a la misma vez libre.

Algo así como andar con los ojos vendados para descubrir lo que no puedo explicar, y con esto un dolor que permanece quieto y muy vivo.

Supongo que este dolor tiene que ver con la ultra sensibilidad de ser artista, y no poder mirar las cosas de otra manera. Algo hay de frustraciones y de crecimientos que son parte de mi personalidad creativa. Crecer duele. Vivir cansa pero también maravilla.

Y me encuentro en el limbo. Ese espacio en que no estoy ni soy porque en mi teoría, no soñar con materiales físicos te hace sentir ausente y mucho más ligera. Ese espacio en el que la espera se presenta voraz. En el umbral de muchos cambios, estoy detenida.

Claro que hay decisiones pre-tomadas unidas a los maleables sucesos que la vida te va presentando. Un cambio de País y el punto rojo de si seguir con mi arte o abandonarlo de una vez y por todas.

Ya no sueño y de alguna manera esto duele.

En este último mes he tratado de organizar mi mundo interior con amor y con los ojos justos y fríos para alejarme de sentimentalismos que me atrasan, organizar ideas y sentimientos, también mi espacio exterior con todo lo que eso implica. Ya no peleo con el tiempo, hago lo que puedo desde donde puedo. Estoy cansada de pelear y de esperar lo que no llegará.

Uno de los cambios que estoy tratando de hacer es mantener esta bitácora. El impulso fuerte de borrarlo sigue muy presente. Lo mantengo solo por reto a mis propios impulsos. Pero tiene fecha de prueba y el 2015 será su ultimo año o al menos esa es la oportunidad que me daré con esta conversación de una, mía, de mí para mí.

Lo demás girará en torno a mi crecimiento, a procurar con firmeza mi libertad interior, mi pérdida de miedo. Porque el miedo ya no me define ni será mi obstáculo para cualquiera que sea mi decisión de seguir o no con esta bitácora y con este intento de construir una vida creativa.

Escribo desde una visión borrosa pero firme, con la tranquilidad de que todo se aclarará.




Nieves Waleska Pumarejo Blanco
Artist & Illustrator

10 de diciembre de 2014

Diciembre: III

Te diriría

que amanezco

pero es diciembre

en los umbrales

 

y amanecer  tiene aire de nubes grises

y rayos matutinos que hielan

la palabra.

 

Te diría

que amanezco

desde la fruta que mira al infinito

en su lecho de muerte,

lenta de composición,

de átomos y moléculas

para ser mi alimento

 

para ser… mi tierra.

 

Y amanecer tiene color de sol

en la mirada, esa chispa que

que entreabre el primer respiro

desde éstas fauces,

desde este cuerpo

que cambia,

esta piel

que viaja

en pedazos

y micro partículas

para ser la fruta

que acompaña

en su siglo

de transmutaciones

y de amaneceres

de diciembre.

 

Te diría

que amanezco

pero soy umbral.

 

Te diría

que amanezco

pero soy fruta.

 

Te diría

que amanezco

pero soy vida.




Nieves Waleska Pumarejo Blanco
Artist & Illustrator